¡Lo que no te contaron sobre las licencias tipográficas!

Alexis Medina/ Septiembre 4, 2017/ ¡Cosas que debes saber!

En el mundo del diseño gráfico, diseño web y de apps muchos profesionales, en su mayoría con una corta experiencia, incluyendo también a una gran cantidad de personas que son potenciales clientes de estos profesionales, desconocen este tema o mantienen la incertidumbre en cuanto a licencias en fuentes tipográficas o copyright de las mismas, esto es grave ya que es un tema delicado que tiene una estrecha relación sobre las leyes de derechos de autor y son sancionables por la ley.

Un mal uso y/o el simple uso sin tener una licencia que te permita utilizar la fuente para fines comerciales podría meterlo a usted o a su cliente en problemas legales por violar los derechos de autor al usar un contenido sin el consentimiento, convenio, licencia o por no dar reconocimiento al autor sobre su propia obra.

Ante todo, se debe tener al menos un conocimiento básico sobre las leyes de derechos de autor, es la ley que como creativos, creadores y/o prestadores de servicios intangibles nos da un derecho sobre toda obra que creemos convirtiéndonos automáticamente en autores sobre nuestro trabajo y con derechos sobre ellos.

Los derechos de autor pueden ser transferibles o no según lo que el creador o autor de la obra considere conveniente. Se puede ceder casi la totalidad de los derechos de autor, pero también, el autor puede ceder algunos derechos, marcar cláusulas y ceder licencias de usos para que terceros puedan usar su obra.

El diseño de tipografías es una industria que crece y se mantiene a base de vender licencias de uso por su producto. Para nuestra fortuna existe un movimiento llamado copyleft en oposición al copyright, que ha tenido apoyo por usuarios, artistas y creadores. Básicamente una licencia copyleft permite la libre distribución, copias y versiones de una obra sin control alguno o limitada cediendo solo algunos de los derechos de autor.

La organización más reconocida por defender y promover el copyleft es Creative Commons el cual da a los autores 6 tipos de licencias (mira aquí cuales son) que van desde la libertad absoluta, hasta las que poseen una libertad relativa que consiste en citar, no modificar y no revender la obra.

¿Cómo adquirir una licencia?

Primero se debe saber que fuente se desea usar para determinado proyecto y que tipo de licencia está vinculada a ella, existen muchos sitios en internet que ofrecen la descarga de fuentes gratis, pero ¡OJO!  esto no quiere decir que sean legales, muchos de estos sitios web no muestran las licencias que tienen dichas tipografías ni traen con ellas al momento de descargarlas un documento de texto que exprese los términos o el tipo de licencia.

Investiga cuales son las empresas que distribuyen de manera legal y de manera responsable dichas fuentes, esto también dependerá de si buscas fuentes de licencias gratis o licencias de pago ya que hay páginas de internet que se dedican a distribuir exclusivamente una de estas dos categorías.



¿Qué tipo de licencia es conveniente adquirir?

Comprar las licencias de copyright suele ser la mejor solución ya que brinda una mayor libertad sobre su uso y no necesitan dar a reconocer al autor, por otro lado, estas licencias no caducan nunca y las puedes usar de por vida, siempre y cuando tengas bien respaldada la licencia de dicha fuente que te autoriza usarla. La desventaja de esto es que algunas fuentes resultan ser costosas, pero comprarlas puede resultar una inversión para su proyecto, algunas páginas web ofrecen descuentos cuando compras las familias tipográficas completas de la fuente que quieres.

Tomar la opción de adquirir una licencia copyleft es más económico monetariamente hablando, de hecho, no pagas nada en la mayoría de los casos, pero constituye seguir al pie de la letra las condiciones de los autores que podrían ser muy variadas para poder usar su fuente, como se comentó anteriormente Creative Commons tiene hasta 6 tipos licencias (mira aquí cuales son) que pueden brindar o no libertad en su uso y en la mayoría de los casos se necesita dar reconocimiento al autor lo cual podría entorpecer o no su proyecto de diseño según sea el caso.

Por otra parte, debido a que ahora existen smartphone y las páginas web son una necesidad para casi cualquier empresa, las licencias tipográficas pueden o no tener cierta exclusividad para la plataforma a la que se vayan a usar, es decir, si busca usar una fuente para medios impresos necesita una licencia de escritorio convencional, pero si desea usarla para páginas web, o apps debe adquirir las licencias para usar la fuente en dichas plataformas por separado. Por lo que podría tener hasta 3 licencias de una misma tipografía. Esto aplica tanto para las fuentes con copyright como para las de copyleft.

¿Existe otra manera de adquirir legalmente una fuente?

Aunque usted no lo crea puede que tenga a su disposición de manera legal algunas o numerosas fuentes y no lo sepa. Los softwares de computadora como algunos programas o sistemas operativos traen de manera predeterminada fuentes, si usted adquirió el software de manera legal, usted posee la licencia para usar las fuentes que el software proporciona.

Si ha comprado un sistema operativo Windows o Mac genuino, en el monto de la compra está pagando la licencia de las fuentes instaladas en dichos sistemas operativos. Sucede los mismo con softwares de diseño como Illustrator o Photoshop, si los adquirió legalmente usted posee la licencia para hacer con dichas fuentes contenido o material para comercializar.



¿Quién debe comprar la licencia, el cliente o el diseñador?

Si buscas una respuesta rápida, aquí va: quien le vaya a dar uso.

Es ilegal andar cediendo tipografías sin licencia alguna de una persona a otra, es el equivalente al pirateo ya que una fuente tipográfica debe considerarse como un software y dicho acto está penado por la ley. Toda persona o entidad independiente que desee usar una fuente debe tener sus propias licencias que les autorizan su uso.

En el caso de los diseñadores, el cliente debe comprar sus propias licencias. Algunos profesionales optan por comprarle dichas licencias al cliente a modo de facilitarle más las cosas, en estos casos es posible transferir la licencia al cliente, siempre y cuando haya pagado por ella. Una vez cedida la licencia al cliente el diseñador pierde el derecho de usarla.

¿Es posible transferir diseños o piezas a un tercero sin problemas?

No en todos los casos un tercero necesita necesariamente una licencia por el motivo de que la fuente esté en una pieza, por ejemplo, un folleto, un volante, un díptico o un tríptico, un flyer o cualquier pieza que contenga texto. Un caso práctico sería cuando un diseñador envía los archivos a una imprenta, no se debe enviar las fuentes ni las licencias de las fuentes ya que sería ilegal, lo que el diseñador debe hacer es convertir los textos a curvas de modo que no puedan ser editados, de esta manera se mantiene la integridad del diseño y no se vulnera el copyright de la tipografía ya que no estamos pasando la fuente que sería el software como tal, sino más bien una apariencia de la misma que no puede ser editada ni usada para un fin distinto.

¿Debo tener las licencias de las fuentes usadas en mi marca?

Esta es una duda muy recurrente entre los jóvenes profesionales amantes del branding y los clientes cuando han contratado los servicios de branding a un diseñador o agencia. La respuesta es SÍ.

Si se ha usado una fuente para generar el logotipo o el distintivo de una empresa o una persona, tanto el diseñador o agencia y su cliente deben tener la licencia de dicha tipografía, ya que se entiende que el diseñador o agencia a usado la fuente para un acto comercial (al vender el material al cliente) y el cliente usará dicho distintivo para usos comerciales para vender su producto o servicio.

Todo acto comercial que involucre fuentes tipográficas requiere que aquellos que la usen para tales fines tengan sus debidas licencias de uso, y en el mundo del branding esto siempre aplica ya que una marca maneja fuentes corporativas.



Nota para los diseñadores

Aclara los temas de licencia tipográficas y cómo funcionan con los clientes, esto añadirá puntos de confianza debido a que muchos desconocen este tema.

Notas para los clientes

Aclare si desea usar fuentes gratis o de pago y pídale al diseñador que le facilite los medios para adquirir las licencias de las fuentes usadas de ser necesario (en caso de branding, lo es). Entiéndase que no poseer licencias de una tipografía en el ámbito comercial es ilegal.


¿Quieres ser el primero en enterarte del próximo tema?

¿Necesitas ayuda para construir tu marca?

Autor: Alexis Medina / Editora: Yuraima Herrera


About Alexis Medina

Todo comienza cuando me planteo crear mi propia marca personal en el 2012, mientras era estudiante de Diseño Gráfico, para un proyecto de la universidad. El nombre “Almedi”, que está compuesto por mis iniciales, fue tomando fuerzas desde ese momento y cambiando mucho de enfoque hasta lo que es hoy en día. AlmediDC nace como una marca personal que ha estructurado sus bases bajo el ensayo y error, aprendiendo de la manera más humana, de las dificultades y afrontándolas de manera inteligente para superar los retos del futuro. Ese proceso de aprendizaje me a traído hoy hasta acá, al surgimiento de un emprendimiento en el que no trabajo solo, sino junto a un equipo conformado por quienes no solo son mis colegas, sino también mis amigos. Estos profesionales, algunos como freelances y otros con sus propios emprendimientos, hemos formado alianzas para hacer de AlmediDC una marca que brinda servicios completos e integrales en materia de Branding. La evolución y el aprendizaje son constantes para mi y mis aliados, porque vivimos en una realidad y una época que así lo demandan. Creamos ideas para el futuro porque sabemos que las ideas de hoy serán obsoletas el día de mañana.